El packaging, un elemento de decoración del hogar

Home fragrance packaging

Los ambientadores del hogar pueden dar a una estancia un ambiente personalizado, en el que el aroma es el gran protagonista. Pero no menos importante es el packaging, ya que es el encargado de convertir el conjunto del producto en un elemento más de decoración.

Los materiales y su forma juegan un papel destacado en todo el conjunto. Así, en el caso de los ambientadores para hogar, la combinación es importante para conseguir un elemento visual que se adapte a la estancia donde se ubicará. Para obtener un producto acorde, se juega con tres elementos fundamentales: el envase, el collar y los mikados (sticks).

 

El envase tiene como función principal mantener en óptimas condiciones el aroma para que no pierda sus propiedades al entrar en contacto con el packaging. Al tratarse de un producto perfumado, el vidrio se transforma automáticamente en el material más adecuado, ya que no mantiene ninguna interacción química con el contenido. Además de ser el mejor aliado para productos perfumados, el vidrio es un material 100% reciclable, y puede ser reutilizado por el consumidor.

El collar, además de ser el encargado de cerrar el envase, es un accesorio con un fuerte valor estético. El aluminio y la madera son los dos materiales preferidos para estos productos, ya que transmiten los valores acordes a la firma y al producto, además de ser clave para conseguir un producto completo a nivel funcional.

 El tercer elemento que tiene que contener un packaging para ambientadores del hogar son los mikados o sticks. Tienen como función principal conducir el líquido perfumado y son los encargados de que éste suba a la superficie y dispensar el aroma por toda la estancia. Es muy habitual que los ambientadores del hogar tengan más de un mikado, ya que así consiguen una mayor difusión del aroma.

Jugar con los diferentes elementos, como son el envase, el collar y los mikados, permite construir un packaging para ambientadores del hogar totalmente personalizados, ya que se puede jugar con diferentes formas para el envase, distintos materiales para el collar y con una posibilidad de más o menos mikados para regularizar la distribución del aroma.