Las 7 claves para seducir al consumidor con el mejor ‘beauty packaging’

envases rafesa packaging

El packaging es el vestido de un producto; una pieza fundamental para atraer a cualquier consumidor y el primer paso para convertirlo en cliente fiel de la compañía. El embalaje y los envases se convierten en una potente herramienta de venta, ya que es lo primero que ven los consumidores antes de adquirir el producto. Pero para enamorar de verdad al consumidor podemos identificar siete factores clave: 

No pierdas de vista las tendencias:

Las necesidades de los consumidores cambian constantemente. Saber qué busca, cómo lo busca y, sobre todo, qué acaba comprando es fundamental para presentar el artículo beauty con el envase adecuado. De esta manera, se conseguirá satisfacer sus exigencias y ‘enamorarle’ con el packaging para que lo acabe adquiriendo.

Producto: ¡que no se te escape ni una!

Sin conocer la personalidad del artículo, no se podrá escoger el ‘vestido’ ideal. ¿Cuáles son sus propiedades? ¿Qué composición tiene? ¿Cómo se debe conservar? ¿Cómo debe consumirse? Saber todo sobre el contenido ayudará a seleccionar el envase ideal, que además garantizará su conservación y permitirá un uso seguro.

¿Ya sabes a quién vendes?

Los gustos de los millenials no son los mismos que la generación Baby Boomers. Por eso, a la hora de elegir el packaging se deben tener muy en cuenta a quién se dirige y cuáles son los gustos y preferencias. Por otra parte, conocer sus hábitos de compra también ayudará en esta difícil elección.

¡Ojo al escoger el material!

Es un aspecto clave para conseguir que el cosmético se mantenga en condiciones óptimas de consumo, ya que cada producto cuenta con unos componentes diferentes que tienen unas necesidades de conservación muy concretas. Por eso deberemos saber cómo reacciona cada tipo de material al entrar en contacto con las diferentes cremas, perfumes o lociones.

Accesorios: un toque ‘sexy’ para tu producto

Los collares, los tapones o las bombas ayudan a terminar de vestir adecuadamente cualquier producto beauty. Además de ser unos elementos funcionales, tienen el objetivo de hacer el envase más atractivo para que el consumidor se fije en el producto.

Que tu producto sea único:

La diferenciación del envase se consigue aportando una parte de la personalidad de la firma. Para ofrecer un artículo único se debe recurrir a las diferentes técnicas de personalización que se ofrecen en el sector beauty como son el hot stamping, el barnizado o la serigrafía. Estos sistemas ayudan a transmitir los valores de la firma en el packaging y lo convierten en exclusivo.

¡Déjate asesorar!

Las opciones que ofrece el mercado de envases y accesorios son infinitas ya que se puede trabajar con diseños únicos y desarrollarlos en diferentes materiales para conseguir el vestido adecuado. Pero para lograrlo es muy importante contar con un asesoramiento por parte de profesionales del sector que conozcan las tendencias, las diferentes posibilidades del mercado y que, en definitiva, sepan cuál es la mejor solución para cada tipo de producto.

Estos ítems ayudarán a escoger el mejor packaging para cada producto, con el fin de que envase y cosmético vayan de la mano. Así se logrará el objetivo de atraer al consumidor y seducirle desde el primer momento.